El término MVP (Producto Mínimo Viable/Producto Viable Mínimo del inglés Minimum Viable Product) fue acuñado por Frank Robinson aproximadamente en 2001, y popularizado por Steve Blank, y Eric Ries a través del movimiento Lean Startup.

Si llegaste a un post como este es porque debes haber escuchado acerca de la Metodología Lean, pero en caso de que aún no lo tengas claro te lo resumiré así:

El método Lean Startup te enseña cómo conducir una startup, cómo dirigir, cuándo girar y cuándo perseverar, y hacer crecer un negocio con la máxima aceleración. Es un enfoque basado en principios para el desarrollo de nuevos productos.

http://theleanstartup.com/principles

Cuando hablamos de MVP nos referimos a un producto con suficientes características para satisfacer a los clientes iniciales, y proporcionar retroalimentación para el desarrollo futuro. Persigue los siguientes propósitos:

  • Evitar la creación de un producto que nadie quiere.
  • Maximizar el aprendizaje respecto a los clientes por cada peso invertido (es decir, que la empresa no se quede sin recursos económicos).
  • Conseguir pruebas y evidencias antes de que sea demasiado tarde para el emprendedor

Para mí, es el conjunto de atributos mínimos que debe tener la solución para validar una necesidad en el mercado. Y cuando digo mínimos es que probablemente tendremos que realizar muchas tareas de manera manual y poco eficientes.

¿Y esto por qué aumentaría tus probabilidades de éxito al emprender?

Es muy simple, un MVP nos permitirá evitar la razón #1 por la cual los emprendimientos fracasan: tu cliente no lo necesita.

Y no lo digo yo, lo dicen los que saben realmente de data:

Es vital validar la demanda de nuestra idea, ya que probablemente te estés enamorando de tu solución y no del problema, lo que te cegará y no te permitirá evaluar la viabilidad de manera certera.

Si estás pensando en emprender te recomiendo:

  • Escribir tu idea y desagregarla en funcionalidades, es decir, si quieres hacer una App que haga X, Y, Z considera cada una de ellas de manera independiente.
  • Elabora experimentos donde valides cada uno de los atributos por separado, pueden ser encuestas, landing pages, entre otros.
  • Escucha y analiza qué es lo que dicen los clientes vs lo que hacen los clientes.
  • Prioriza los atributos de acuerdo a los resultados obtenidos en los experimentos y construye un MVP.

Un buen MVP no solo te ahorra tiempo, sino que dinero, ya que verás si realmente vale la pena realizar una inversión de mayor escala y lanzarte con ese emprendimiento.

Espero que esta información te haya ayudado.

¡Mucha suerte!