En el año 2017, mientras hacía mi Master en Innovación y Emprendimiento, nos dieron un primer desafío, buscar una problemática. Resulta que este ejercicio no es nada fácil si has pasado tu vida buscando soluciones en vez de problemas y, ocurrió lo obvio, no tenía nada en la cabeza.

Lo primero que pensé fue en buscar las tendencias de mercado, por lo que partí por un problema gigante, la obesidad infantil. Pero la verdad es que resolver ese problema no hacía nada de match conmigo ni con mis gustos. Así pasé por subastas online, Apps para mascotas, fletes, etc.

Hasta que leí sobre Paul Graham y la innovación orgánica.

¿Quién es Paul Graham?

Es un programador inglés, inversor de capital de riesgo y ensayista. Es conocido también por su trabajo en Lisp, por ser cofundador de Viaweb (que se vendió a Yahoo Inc. en 1998 por valor de alrededor de 49 millones de dólares) y por ser cofundador también de Y Combinator, la aceleradora de startups más grande del mundo. Esta ha lanzado a más de 2.000 compañías incluyendo Stripe, Airbnb, Coinbase, Dropbox, Twitch, entre otras. 1

¿Qué es la innovación orgánica?

En Noviembre de 2012 Paul Graham postea “How to get startup ideas“, donde habla habla acerca de su experiencia viendo cómo distintos startups obtienen sus ideas.

Indica que generalmente es el resultado de algún estímulo externo que golpea una mente preparada. Por ejemplo, Drew Houston se da cuenta de que ha olvidado su memoria USB y piensa: “Realmente necesito hacer que mis archivos estén en línea”. La razón por la que esos estímulos hicieron que algunos fundadores crearan empresas fue que sus experiencias los habían preparado para darse cuenta de las oportunidades que representaban.

El verbo básico a conjugar por los emprendedores no debe ser “inventar” una solución, sino “notar” que existe un problema.

Los mejores proyectos emprendedores surgen de quienes sean capaces de notar un problema y además resolverlo por sí mismos, en lo que se denomina “innovación orgánica”. Es decir, si un emprendedor padece determinado problema y es capaz de resolverlo aplicando herramientas aprendidas o adquiridas por experiencia, tendrá la mejor oportunidad de tener éxito en un proyecto de envergadura.2

Conclusiones

Una vez que logras entrenar tu mente para encontrar problemas notarás que hay en todos lados. Literalmente vivimos rodeados de oportunidades de negocios, de hecho, muchas veces me ha tocado estar conversando con personas que tienen algún problema e inmediatamente mi cabeza comienza a analizar cómo podría solucionarse.

Lo importante al final es que a la hora de elegir una problemática prioricemos aquella que nos haga feliz.

Lee también: Enamórate del problema, no de la solución